Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar

Este ritmo ha llegado a consagrarse como la música de identidad nacional.

La música llanera, viene de la mezcla de influencias españolas e indígenas.  La estructura rítmica es una combinación de ritmos ternario y compuesto, pero como es un descendiente del vals se escribe en un tiempo de 3/4.

El conjunto típico de música llanera está compuesto de tres instrumentos: el cuatro que es una guitarra pequeña de cuatro cuerdas y da soporte rítmico y armónico a la música llanera; las maracas o capachos, que están también, a cargo del soporte rítmico y son el único instrumento de percusión en el Joropo, y el arpa que está a cargo de la melodía y contra melodía; normalmente a estos tres instrumentos se les suma el bajo eléctrico.

[Francisco Rangel Escobar] explica las modalidades de la música llanera:

El Corrío: Es una modalidad de las más antiguas y autóctonas de este hermoso folklore, se trata regularmente de una historieta ocurrida a determinada persona ya en su vida privada o en el trabajo, los poetas y copleros se inspiran para relatar esa broma o acontecimiento en rima artística. Su marco musical indudablemente debe ser uno de los golpes recios. El corrío representa justamente la idiosincrasia del hombre llanero.

El Pasaje: El pasaje se ejecuta con mucha más influencia de las cuerdas primas o requintos y su letra es un tanto noble, suave y su interpretación bastante cadenciosa. Allí el compositor, se agarra de su corazón y con él más que con el bolígrafo, escribe su canción romántica, esa que en su estructura literaria habla de cosas sensibles, tiernas, bellas y amargas, presagia el romance, sentencia el olvido total o implora el perdón. También la flora, el paisaje, los ríos, los palmares, los morichales, los inmensos centros de sabana, los esteros, las cañadas, las madre viejas, los bongos, las curiaras, los caballos salvajes y los toros criollos.

El Contrapunteo: Es una confrontación extra de dos o más aviejados copleros en donde ninguno debe cantar versos que ya están escritos o hayan sido cantados por otro artista; no es permitido cantar verso aprendido. El marco musical lo hace regularmente el arpa, la bandola llanera, el requinto o el bandolín y el ritmo usualmente es el pajarillo, la quirpa, la guacharaca o la periquera.

Por Francisco Rangel  Escobar