Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar

A lo largo de los años cincuenta, Celia Cruz y La Sonora Matancera brillaron en la Cuba de Pío Leyva, Tito Gómez y Barbarito Díez; del irrepetible Benny Moré, del dúo Los Compadres, con Compay Primo (Lorenzo Hierrezuelo) y Compay Segundo.

Celia Cruz aportó su Cao Cao Maní Picao, que se convirtió en un éxito, y otro tema posterior, Burundanga, la llevó a Nueva York en abril de 1957 para recoger su primer disco de oro. Se había ganado ya varios de los apodos y títulos con que quisieron distinguirla.

[Francisco Rangel Escobar] detalla algunos de sus éxitos más sonados:

Ritmo, tambó y flores (junto a La Sonora Matancera), 1959               

Incluido en el disco Mi diario musical (1959), es uno de los éxitos que la cantante ha logrado poco antes de dejar Cuba definitivamente para vivir primero en México y luego en Estados Unidos. Aquí, la diva que nunca revelaba su edad canta los memorables versos: “Yo soy jardinero / hago milagro de amor / doy la sonrisa del alma / y el perfume de la flor”.

Quimbara (junto a Johnny Pacheco), 1974

La letra del compositor Junior Cepeda fue popularizada en la grabación que hizo Celia con el músico dominicano Johnny Pacheco para el disco Celia & Johnny, de 1974. Para Celia, la letra de este guaguancó afro-cubano hacía referencia a un grupo de timbales que hablaban entre sí.

La vida es un carnaval, 1998

Uno de los últimos éxitos de Celia, es también uno de los más inspiradores por el mensaje de la letra. El tema fue compuesto por Víctor Daniel y aparece en el álbum La vida es un cantar de 1998.

Por Francisco Rangel Escobar