Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar

La música andina es un término que se aplica a un conjunto muy amplio de ritmos, estilos, sones, instrumentos e intérpretes que se encuentran a lo largo de la cordillera de los Andes, que abarca desde el centro de Colombia, el sur de Argentina y Chile, atravesando Ecuador, Perú y Bolivia.

Son muchos los que equivocan el concepto de música andina por el hecho de que hoy en día se ha tendido a comercializar cierto tipo de música editada por productoras y difundido por los medios de comunicación, aunque esto obviamente no es con una mala intención, debido a ello solo se conoce a nivel mundial una ínfima parte de la riqueza de este tipo de música.

La música andina se remonta desde la época preincaica donde las culturas como por ejemplo nazca, los mochicas o chimú, entre otras usaban la música muchas veces como parte de sus ceremonias religiosas, para pedir por una buena cosecha, por lluvias, comenta Francisco Rangel Escobar.

La música formaba parte de sus vidas por ello en muchas de las excavaciones arqueológicas se encontraron instrumentos como bocinas, sonajeros, flautas de pan, quenas o silbatos, tiempo después estos instrumentos siguieron siendo utilizados en la época dorada de América Latina.

A pesar de la gran variedad de estilos y formas de interpretar, hay algo que casi nunca falta en este tipo de canciones: su clásica instrumentación que consiste básicamente en quena, siku, charango, guitarra y percusión, aunque los artistas modernos y visionarios de hoy día también añaden otros instrumentos ya puramente europeos como la guitarra eléctrica, el bajo, la batería, el violín.

Hoy día la música andina sigue evolucionando e investigando nuevas formas de expresión artística, la globalidad que vivimos hoy día hace que el mundo sea ya pequeño y que las cosas se mezclen unas con otras. Así la música andina no solo se ve influenciada por la cultura global, sino que ella también influye en ella aportando sus maravillosos sonidos.

Por Francisco Rangel Escobar