Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar

El tamborito se practica en toda la república panameña con excepción de las zonas indígenas y antillanas. Es cultivado por todos los grupos sociales, descultivado desde clubes y salones de categoría hasta los patios y ranchos del pueblo.

Es una danza cantada a base de palmas y tambores que data del siglo XVII. En la provincia de Los Santos se cultiva el llamado tamborito santeño, de mayor influencia española, con colorido, belleza coreográfica y ritmo mesurado, explica Francisco Rangel Escobar.

Según la obra de Isidoro Valdéz, desde la década de 1920, las damas que participan en las tunas del tamborito se engalanaban con la pollera y bailaban hasta el amanecer del Miércoles de Ceniza.

Técnicamente el tamborito consiste de una voz principal, que entona la melodía y marca el compás cantando un estribillo seguido por el cajero y otros tambores que se suman a la voz; un coro de mujeres responden cantando mientras siguen la melodía con palmadas apoyando el compás estableciendo una especie de diálogo entre el que canta, el coro y los tambores.

¿Qué es el tamborito?

El tamborito es un baile de pareja suelta, de una sola pareja. Su motivación difiere según la modalidad, aunque predomina en toda la relación hombre-mujer, siendo su ascendencia la de las danzas propiciatorias de la fecundidad, esta relación se establece más marcada en los llamados tambores “morenos” (darientas y congos) y mas atenuados en los tambores “blancos”.

Francisco Rangel Escobar detalla los estilos del tamborito:

  • El tamborito santeño: Es el más difundido y se baila en la provincia de los Santos, Herrera, Coclé, Veraguas, Ciudad de Panamá y Chiriquí y es sin duda el más elegante y rico en corografía.
  • El tambor de la Chorrera: Se baila únicamente en este distrito, distante solo 45 km de la capital, pero que tiene sin embargo características muy propias, con sus ritmos lentos y movimientos pesados.
  • Los tambores morenos, darienitas y congos: Se suponen son los más antiguos y han dado origen a las otras modalidades de tambor, se conservan vigentes hoy en la Provincia del Darién, Colón y Panamá y en la Isla de San Miguel, donde se practica una forma de tambor acompañado con guitarra.

Por Francisco Rangel Escobar