Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar

La música latinoamericana, la cual es también llamada música latina o ritmos latinos, se refiere a los bailes y músicas populares que tienen como origen América Latina. Del mismo modo que otros ritmos musicales,  la música latina toma los mejores estilos de cada cultura, costumbres y tradiciones (elementos europeos, africanos e indígenas); es decir, es un conjunto de los diversos ritmos y músicas que provienen de diferentes culturas.

Dentro del gran número de géneros que representa la música latina  se encuentran: el merengue, la bachata, la salsa, el reggaetón, la rumba, la ranchera, el bolero, la cumbia, el tango, la milonga, la música llanera, etc. Todos representados en los diferentes países de América Latina. Mediante la fusión de diversos ritmos caribeños se originó  un género musical rítmico y alegre que se conoce como salsa,  el cual utiliza ritmos del patrón de rasgos melódicos del son cubano, jazz y el folclor latino.

La salsa debe ser vista como todo un fenómeno cultural étnico, armónico, mixto y popular, la cual incorpora rasgos armónicos de la música aborigen, caribeña y elementos rítmicos de la música afroamericana como el jazz y el soul, explica Francisco Rangel Escobar.

El ritmo de la salsa se baila de la siguiente manera:   1-2-3-4, lento-rápido-rápido-lento, siendo el paso básico el dar un paso hacia adelante y otro hacia atrás, rápido-rápido o haciendo pasos más lentos y con una pausa en el centro cuando se vuelven a juntar los pies.

La salsa se baila en un solo nivel y se deben mantener las rodillas dobladas, adicional a eso es muy importante que toda la acción debe estar en los pies y en las caderas, manteniendo los brazos suaves y flexibles, y conservando una conexión firme con la pareja. Es importante escuchar el latido y discernir patrones en las canciones, lo cual permitirá saber si la canción en salsa es más o menos rápida y que ritmo se debe llevar.

Por Francisco Rangel Escobar