Francisco Rangel Escobar

Francisco Rangel Escobar

El tango es un género musical y baile rioplatense. Su origen fue Argentina y Uruguay, por tal motivo es popular en el ámbito urbano de ambos países. Fue difundido internacionalmente y tiene una  forma musical binaria y compás de dos por cuatro. El tango es uno de los géneros musicales que posee una  coreografía compleja y por tal motivo, las habilidades de los bailarines son celebradas.

En lo que respecta a la coreografía o baile, se trata de una danza coreográfica que se desarrolla a partir del abrazo de la pareja. Es un baile sensual que, a comienzos del siglo XX, se practicaba sólo en clubes nocturnos, ya que en aquel tiempo estaba prohibido por la incitación a la lujuria. Existen diversos pasos del tango que lo convierten en una danza muy compleja y generalmente no está apta para principiantes.

Tango

A  nivel musical, el tango suele ser interpretado por una orquesta típica o  sexteto con instrumentos como el bandoneón, el piano, el violín, la guitarra y el contrabajo. En lo que concierne a las letras, suelen basarse en el lunfardo , en las cuales generalmente se  expresan reclamos políticos o desamores.

En cuanto la técnica  vocal necesaria para cantar tango, se puede decir que es algo particular, ya que se ubica en un punto medio entre las usadas en la música popular y la lírica. Si bien es cierto que han existido muchos grandes intérpretes que no pulieron sus talentos, no se puede negar que las exigencias han crecido y se han desarrollado más en las últimas décadas y, es poco común que un artista actual no tenga una formación académica.

Pasos del tango

Entre los intérpretes más conocidos está Carlos Gardel de los años veinte y treinta, el cual es catalogado como el máximo símbolo del género.  Otra figura muy notable y famoso fue Astor Piazzolla, el cual fue  influido por músicos como Igor Stravinski y Béla Bártok. El tango se difunde  y llega al corazón de los que observan a los bailarines, gracias a los sentimientos que ellos ponen en el baile y a la calidad de sus coreografías.

Por Francisco Rangel Escobar